Probablemente la gran mayoría de nosotros todavía está bajo edredón y manta, al pie de chimeneas o estufas y con guantes, gorro y forro. El frío insiste en quedarse y la temporada de cultivo exterior parece, si más no, lejana. ¡No estén tristes! ¡Resistan! Los buenos tiempos volverán y, en un suspiro, estarán de nuevo con las manos metidas enel jardín, bajo un sol de justicia, preparando lo que, bien seguro, será una cosecha exquisita.

Germinar las semillas

Una vez que hayas seleccionado la variedad de semillas de marihuana favoritas, el primer paso, obviamente, será germinarlas. Ni qué decir tiene que esto necesita hacerse correctamente ya que, de otro modo,  las semillas no nos servirán.  Sed pacientes y dejad las semillas entre 2 y 7 días, en un entorno adecuado de temperatura, humedad y ausencia de luz. Debéis tener en cuenta que algunas semillas pueden necesitar algo más de tiempo para “romperse”.

El método para germinar ya queda a elección personal. Es altamente recomendable el método que a continuación les expongo, ya que sin lugar a dudas es el más eficaz, sencillo y seguro.

Este método es el que se lleva a cabo usando servilletas húmedas y dos platos. Lo primero que debes hacer es forrar uno de los platos con pañuelos húmedos. Recuerda quitar el exceso de agua del fondo si es necesario

Una vez hagas esto, coloca las semillas sobre los pañuelos, dejando el espacio suficiente entre unas y otras, y cúbrelas con varias capas de otros tanto pañuelos húmedos. Repite el proceso de eliminar el exceso de agua si fuera necesario. Debes recordar que, a medida que pasen los días, tienes que ir humedeciendo las servilletas siempre que sea necesario ya que, de otro modo, pueden secarse.

Para finalizar, debes cubrirlo todo con el otro plato, poniéndolo del revés y creando esa pequeña “cueva” necesaria para que las semillas germinen. Este paso es muy importante ya que, como se crean condiciones de humedad y oscuridad óptimas,  las semillas podrán  “romperse ” y ser trasladadas directamente a la tierra. Por último, no olvides colocar los platos en un lugar cálido, alrededor de los 21º C, y alejarlo de la luz directa.

El siguiente paso siempre será trasplantar las semillas a semilleros o macetas. ¡Tan simple como eso!

Dicho traspaso lo puedes hacer  cuando veas aparecer los primeros milímetros de raíz.  Sobre todo es recomendable que lo hagas con con pinzas .Ya sabes, haces un pequeño hoyo en la tierra (o el substrato elegido) y colocáis la semilla, primero por el lado de la raíz, cubriéndola posteriormente. Esperáis entre 1 y 3 días y, si habéis hecho todo bien, saldrá el plantón.

Como les hemos comentado, es muy importante que se den las condiciones necesarias, ya que si esto no es así, la semillas permanecerán en estado latente y no podremos ver como asoma nuestro plantón.

La importancia del clima

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es el clima. Como es natural, cada uno de nosotros tiene su variedad favorita, aquella que espera con ansia plantar después de los largos y duros meses de invierno. Ni qué decir tiene que los climas soleados y mediterráneos de veranos largos, son increíblemente buenos  para que cualquier variedad de cannabis crezca en el exterior. Disfrutan de este clima casi todas las localizaciones del hemisferio sur y muchos lugares  por debajo de 45ºN y casi todos por debajo de 40ºN   en el hemisferio norte. Son ideales las semillas de Jack Flash #5 de Sensi Seeds, si eres unos de los suertudos que vive en climas mediterráneos. La Sativa dominante de Jack Flash es sorprendente en absolutamente todos los sentidos. Si eres un jardinero con espacio suficiente para plantas medianas o grandes, te encantará esta variedad. Su sabor, rendimiento y potencia para cuerpo y mente son inconfundibles. Disfrutaréis de sus cogollos sólidos y repletos de resina

Debemos tener en cuenta que la marihuana, si nos encontramos en temperaturas por debajo de los 10 o 12 grados, no crece bien pero esto tampoco sería posible si las temperaturas fueran superiores a los 30ºC .

Por otro lado, en climas fríos y de veranos cortos, se usan variedades de plantas más resistentes y de floración más temprana. Normalmente, ese tipo de semillas  ha sido desarrollado específicamente para el cultivo de exterior en zonas del norte y son capaces de crecer y florecer en latitudes de alrededor de 50ºN y, en algunos casos, de incluso 60ºN.

Por último, para cultivar en el exterior en zonas con climas templados y veranos normales,  las variedades tipo skunk son una muy buena opción. Es importante saber, que tienen este tipo de clima los lugares del hemisferio norte por debajo de 50ºN y casi todos los climas por debajo de 45ºN.

De este modo, teniendo en cuenta estos conceptos básicos, la latitud del lugar en el que vives y las variedades que mejor se adaptan a tu clima,  la primavera ya podría ser un momento ideal para empezar tu andadura hacia el cannabis perfecto.

Hay que tener en cuenta que, no es lo mismo que nos dediquemos al cultivo exterior en macetas de nuestro balcón a que lo hagamos en plan “guerrilla”. Por supuesto, son dos conceptos totalmente distintos pero ambos con resultados muy satisfactorios. En general, el cultivo exterior está considerado como el método más sencillo ya que permite que la planta crezca en un entorno natural, así que siempre y cuando se elija la variedad adecuada para el clima de la zona, ¡todo saldrá a pedir de boca!

Una de las grandes ventajas del cultivo exterior es que  pueden conseguirse cosechas considerables haciendo la mínima inversión y eso, en los tiempos que corren, ¡interesa a más de uno!

Una vez tengamos claras las condiciones que necesitamos, es decir, el entorno adecuado,  el lugar donde cultivaremos, el tipo de cultivo exterior que llevaremos a cabo y la variedad que mejor se ajusta a nuestras necesidades, podemos empezar sin problemas

Cultivo en terrazas y pequeños balcones

Existen distintos métodos de cultivo exterior. Por un lado, tenemos el cultivo en terrazas o balcones, quizás el cultivo más extendido entre los jardineros cannábicos, dada su facilidad. Por otro, está el cultivo en grandes superficies, lejos del ojo ajeno, conocidas también como “cultivo guerrilla”, ideal para conseguir la mayor cantidad de plantas posibles. Elegir un tipo de cultivo u otro, depende del objetivo que tenga el cultivador, de la zona en la que vive, de las restricciones legales que existan en su país o de la cosecha que quiera conseguir.

Si optamos por el tradicional cultivo en maceta en nuestra terraza o balcón, debemos tener varios factores en cuenta.

Hay que recordar que, obviamente el cultivo exterior se realiza en primavera. Por ello, primero hay que asegurarse de que tenemos las condiciones climáticas adecuadas, esto es, que la marihuana reciba el mayor número de horas de sol posible. Dicho número puede variar sensiblemente en función de la zona en la que plantemos. Recuerda que, aunque queramos que el sol dé directamente a nuestras macetas, si lo hace a muy altas temperaturas, las raíces de nuestras plantas pueden verse perjudicadas considerablemente, ¡algo nada recomendable! Así que, aunque nuestro objetivo sea hacer del sol nuestro aliado, tenemos que saber aprovechar las ventajas de nuestras horas de luz sin dañar a nuestra plantación. Además, podemos cambiar las macetas de sitio a lo largo del día, por lo que, si lo hacemos bien, ¡aprovecharemos todas las horas de sol posibles! Lo ideal y recomendable son unas 6-9 horas de sol directo y completarlo con la misma cantidad de horas de claridad, consiguiendo un total de unas 14-16 horas de luz al día, dependiendo del mes y la zona.

En cuanto al riego hay que seguir la regla del “ni mucho ni poco”, es decir la dosis justa para que nuestro cannabis no se muera de sed ni lo reguemos más de la cuenta, ya que si esto sucede, ¡cada vez necesitará más y más!. Por supuesto, a medida que la planta vaya creciendo tendremos que darle más agua, aunque puede necesitarla antes si, por ejemplo, hace más calor o viento de lo normal.

Cuándo cosechar

Una vez hayas acabado con las dichosas plagas y las plantas se hayan desarrollado tal y como deben, llega el momento de cosechar. Ese inconfundible instante de gloria en el que, por fin, el jardinero puede ver los frutos de su trabajo, respirando así aliviado y dándose una merecida palmadita en la espalda.

Existen diferentes modos de cosechar la marihuana y, llevar a cabo uno u otro, depende de la experiencia del cultivador o de sus fines, como podrían ser los comerciales.

No existe una ciencia exacta para saber cuál es el momento preciso para cosechar la marihuana. Uno de los métodos más arcaicos, pero quizás uno de los más efectivos, es simplemente que el cultivador observe a las plantas periódicamente para ver cuándo es mejor hacerlo. Así podrá asegurarse con certeza si ha llegado la hora o si bien es mejor esperar un poco más.

Puede que se trate de un método demasiado generalista  y que no todo el mundo puede aplicar al no tener la experiencia suficiente cultivando cannabis. Por ello, si conoces a alguien que haya plantado la misma variedad con anterioridad no dudes en preguntarle lo que necesites. Ellos podrán daros mucha información ya que a veces, dependiendo de la variedad, la cosecha se realizará en un momento u otro. De ahí que también sea importante saber qué estamos plantando. A modo informativo, deciros que debéis tener en cuenta también que, según el año, la cosecha puede ser o más temprana o más tardía.

Un dato importante a tener en cuenta es que vuestra amada planta no debe recibir ni abonos ni fertilizantes durante la semana anterior a ser cosechada. Lo que sí debéis de darle es mucha agua ya que de este modo mejoraréis el sabor de la marihuana.

Factores importante  antes y durante la cosecha

La mayoría de los nuevos cultivadores quieren cosechar lo antes posible. No te preocupes, es normal que tengáis ganas, así que si no puedes reprimir el ansia, basta con que cortes los cogollos que van desde la mitad de la planta a la parte superior y deja que el resto siga madurando.

Una vez llegado el momento de cosechar, deben seguirse una serie de importantes pasos para que todo salga de la manera prevista. Uno de los principales consejos para cosechar nuestro cultivo de exterior es que se empiece bien temprano, antes de que la luz sea extremadamente potente.

Esto se recomienda  porque, a menudo, las partes superiores de las plantas madurarán primero, así que no hay problema. Cosecha y dejad al resto de la planta un poco más.

Te darás cuenta por ti mismo de que los cogollos de la parte inferior, van haciéndose más grandes y van adquiriendo un tono más borroso a medida que entran en plena madurez.

Asimismo, lo que suele recomendarse es empezar a cortar la planta manteniéndose alejado de lo que sería el núcleo de la raíz. Si las plantas son demasiado grandes como para cosecharlas con un corte en la parte inferior, mejor empezar primero por cortar las ramas más grandes y más pesadas. Si recordáis dejar uno o dos tallos más grandes unidos a las ramas que estáis cortando, seguro que lo agradeceréis más adelante ya que, estos tallos formarán una “V” en las ramas que luego os facilitarán las cosas a la hora de secar vuestra preciada marihuana.

Debéis tratar, en todo momento, a vuestra planta con el máximo cuidado. Si partís alguna rama o cortáis como si tuvierais dos manos izquierdas, corréis el riesgo de que los tricomas se rompan. Por ello, algo súper importante, es usar las herramientas adecuadas. No dudéis en comprar el material necesario, porque lo que queréis recolectar es más preciado que el oro para vosotros. INo lo maltrates!

Aún no nos despedimos del cultivo indoor

Igualmente, el cultivo de interior todavía no ha finalizado. Todavía pedes seguir disfrutando un poco más de él. Lo bueno a la hora de elegir una variedad para indoor, es que no necesitas escoger una que se adecue al clima de tu zona, ya que lo que debes hacer es crear, tú mismo, un entorno de cultivo adecuado en una habitación cerrada, así no hay que preocuparse por el tiempo que haga de puertas hacia afuera. Sean las que sean las condiciones climáticas del lugar en el que vivimos, éstas no influirán en absoluto en tu cultivo de interior.

Please follow and like us:

Los Productos de la ZONA OUTLET deben ser retirados en nuestra Sucursal: Santiago Centro - Por compras mayores a 80.000 clp el DESPACHO es GRATIS a Santiago (No aplica a productos Outlet) - Por compras menores a 80.000 clp el Despacho a Domicilio tiene un costo adicional de 5.000 clp  Descartar