Fono: +56 9 5527 5315 info@mobydickgrow.cl

La planta de Cannabis sativa produce más de 400 químicos. De esos, solo el THC te hace volar; o, al menos, eso era lo que creíamos. Un grupo de investigadores italianos anunció el 30 de diciembre el descubrimiento de dos nuevos cannabinoides, el THCP y el CBDP.


Según el estudio, el tetrahidrocannabiforol (THCP) es 30 veces más potente que el THC; pero todavía se  desconoce si tiene propiedades psicoactivas. Las primeras pruebas en ratones demostraron que una dosis baja de  THCP es mucho más activa que una de THC. Por otra parte, el cannabidiphorol (CBDP) es un primo del famosísimo y casi omnipresente CBD.

El descubrimiento del THCP, publicado en Scientific Reports, podría explicar la existencia de tantas variables al momento de drogarse; o lo que es lo mismo, ¿por qué fumar diferentes mezclas de marihuana puede producir sensaciones notablemente diferentes? También podría explicar algunos de los aspectos medicinales del THC, que se usa para tratar las náuseas y la pérdida de apetito en pacientes con cáncer y VIH, entre otras cosas.

La tetrahidrocannabivarina (THCV), por ejemplo, puede regular la obesidad porque puede moderar los niveles de glucosa. Sin embargo, las concentraciones de THCV en la mayoría de las cepas de cannabis son tan pequeñas que fumar un porro todos los días probablemente no evitará que sufras de diabetes.

Las cantidades de THCP y CBDP encontradas en el estudio, para el que se usó la FM2, una variedad con bajo contenido de THC cultivada por el ejército de Italia, también fueron bajas. Sin embargo, este hallazgo no es suficiente para descartar que los niveles de THCP y CBDP en otras cepas puedan ser más altos. Precisamente por eso, no es difícil imaginar un futuro donde existan plantas de cannabis específicamente diseñadas para producir altas cantidades de estas sustancias.

El descubrimiento de estos nuevos cannabinoides se debe a los avances en la espectrometría de masas; una herramienta usada para pesar la masa de los átomos e identificar nuevos compuestos. Por ahora se desconoce para qué podrían ser útiles el CBDP y THCP; pero es posible que estos químicos puedan tratar ciertas condiciones mejor que sus contrapartes.

También podrían tener aplicaciones médicas completamente novedosas, o quizás no. No sabremos más sin ensayos clínicos, que podrían tardar varios años; sobre todo teniendo en cuenta que estas investigaciones están continuamente asediadas por el status ilegal del cannabis.

Con  información de: https://breinguash.com/

Please follow and like us: