En esta entrega hablaremos de la extracción en seco, o como a nosotros nos gusta llamarlo “oro en seco”, debido al excelente producto que se puede conseguir con este método tan sencillo.

Que la sencillez y la excelencia mariden de esta manera no es tan común como nos gustaría, por lo que vale la pena prestar atención a los pequeños detalles del proceso para conseguir nuestro propio “oro en seco”. Hay que tener en cuenta que no todas las variedades van a dar el mismo rendimiento, por lo que convendría hacer una prueba con una pequeña cantidad para ver si cumple nuestras expectativas. El micraje de la bolsa de filtrado que utilizaremos dependerá de la calidad y el rendimiento que queramos obtener. Si utilizamos bolsas de 73 o de 90 micras, el rendimiento será bajísimo pero la calidad máxima. Si usamos las de 190 micras, ganaremos rendimiento y perderemos calidad. Las bolsas de filtrado empleadas deben ser las mismas que utilizamos para hacer extracciones con agua y hielo. Al no requerir agua en el proceso de extracción, se podrá prensar (si se quiere) acto seguido a su extracción, lo que frenará el proceso de oxidación y hará que el producto final se conserve durante mucho más tiempo. Otra característica que hace de esta extracción una gran favorita es que permite hacer una o dos pasadas (para obtener el material de “primera” y el material de “segunda”), y luego reutilizar la materia vegetal, ya sea para hacer una extracción con agua y hielo o para hacer BHO. Este atributo hace que el rendimiento final que obtenemos de la materia vegetal sea máximo.

Oro1
Oro2
Oro3
Oro4
Oro5
Oro6
Oro7

Materiales

  • Bolsa de filtrado de 73, 90, 120, 165, 185, 190 micras
  • Radiografía, espejo o similar para la recogida
  • Tarjeta de plástico
  • Materia vegetal cannábica

Proceso

  1. Llenar la bolsa de filtrado de materia vegetal (cogollos pequeños y restos de manicura) y sacudirla ligeramente sobre la superficie de recogida durante unos 2-3 minutos.
  2. Recoger con la ayuda de una tarjeta de plástico.

El toque mágico

  • Trabajar a menos de 10 ºC ayudará de manera considerable a aumentar el rendimiento del proceso de extracción. Tanto hacerlo al aire libre en invierno, como, por ejemplo, en una cámara frigorífica o similar, serán muy buenas opciones. En caso contrario, se dejará la materia vegetal en el congelador durante las 2-3 horas previas a empezar con la extracción.
  • Los cogollos pequeños y los restos de la manicura serán la mejor opción para este tipo de extracción y no requerirán ninguna manipulación extra. En caso de utilizar cogollos de tamaño medio o grande, los desmenuzaremos manualmente en trozos más pequeños pero nunca con un grinder o picadora.
  • Es importante que la materia vegetal esté muy seca para que los tricomas se desprendan con facilidad pero sin llegar al punto de convertirse en polvo al mínimo roce, para evitar en la medida de lo posible que impurezas de materia vegetal pasen a nuestro “oro en seco”.
  • El tiempo que estaremos sacudiendo la bolsa de filtrado dependerá de lo que busquemos. Es recomendable empezar dando sacudidas muy suaves en intervalos de tiempo cortos para conseguir lo que llamamos el “primera”, y luego ir aumentando la fuerza de las sacudidas y el tiempo paulatinamente para las demás calidades.
  • Una forma muy sencilla de prensar el material resultante es introduciéndolo en una bolsa de plástico de cierre zip y colocarla entre el talón y la suela del zapato (por fuera del calcetín…). El calor constante junto con la presión que le aplicaremos al andar nos dará un prensado óptimo.
Abrir chat
Asistente de Ventas en Línea